Una obra iconica de la historia del arte “El grito”

fuente


No hay la menor duda de que es una de la pintura más famosa de la historia, cualquier persona podría reconocer de inmediato ese rostro pálido que se desvanece lentamente entre los trazos. La expresión del miedo, el auxilio. el susto y la desesperación. Una figura que se sitúa en medio del puente, Sórdida y desconsolada de fondo un cielo rojo intenso que solo acrecienta la emoción y prolonga el grito.

Un cuadro icónico del siglo XX que para muchos representa la angustia y la ansiedad de los tiempos, una imagen concebida por el artista noruego
Edvard Munch; tonalidades muy fuertes figuras melancólicas y sombrías líneas y trazos turbulentos, podríamos decir que la personalidad de Munch  se parecía mucho a sus pinturas, argumentaría que es de ese tipo de artistas a los que la desgracia los persigue eternamente.

Munch nació dentro de una familia campesina en 1863 de lo que antes era la unión de los reinos de Suecia y Noruega el segundo de una familia de 5 hermanos: Johanne Sophie, Edvard, Peter Andreas, Laura Catherine e Inger Marie; pronto su familia se movería a Kristiania, que en realidad solía ser el nombre de lo que ahora conocemos como Oslo la capital de Noruega.

Muy pronto la desgracia tocaría la puerta de Munch y su familia, podríamos incluirlo en aquella lista de artistas cuyas personas amadas fueron atacadas por una terrible y cruenta enfermedad; Tuberculosis, Primero su madre cuando Munch era un niño de 5 años luego Johanne Sophie la hermana que más quería cuando él tenía 14 años.

Munch cuenta que su padre era una persona estricta y obsesivamente religiosa al punto de la neurosis, relata que incluso cuando eran niños les contaba que el rostro de su madre los veía todos los días desde el cielo observando y lamentando sus malos comportamientos. Las tragedias no dejarían de ocurrir a su hermana Laura le diagnosticaron enfermedad mental desde pequeña luego su hermano Peter Andreas moriría también poco después de haber contraído matrimonio, súmenle que Munch mismo fue desde niño una persona muy enfermiza física y mentalmente por lo que tendría lo que yo llamaría el combo completo; seres queridos que mueren por una enfermedad horrible padre estricto y obsesivamente religioso que te educa con cuentos de Poe, múltiples padecimientos físicos y  mentales propios igual a visión macabra y oscura de la vida que te hará pintar cuadros locos.

Ya de joven Munch ingresaría a un colegio para estudiar ingeniería pero pronto lo abandonaría para seguir su verdadera pasión La Pintura Claro no sin antes la desaprobación de su padre.

Comenzó así la carrera de joven artista quien para encontrar su propio estilo experimentó con distintas corrientes como el impresionismo y el naturalismo lo cual se puede observar en varias de sus pinturas de este período, todo esto hasta que decidió explorar sus propios estados emocionales y psíquicos las sensaciones que se han derivado de sus experiencias a lo que Munch llamó pintura del alma.



La niña enferma de 1886 basada en la muerte de su hermana Johanne Sophie sería su primera pintura bajo esta nueva postura la temática es melancólica y oscura, podemos también notar el cambio radical de estilo con los tonos lúgubres y los trazos intensos y difuminados que caracterizarían toda su posterior obra.

Y si bien este cambio no fue bien recibido al principio por el público ni por su familia Munch, continuaría por este camino haciendo cada vez más personal este estilo temáticas como la muerte, la soledad, la obsesión religiosa o la enfermedad, se volverían cada vez más recurrentes en sus pinturas; personajes dubitativos y ensimismados con caras largas dudas y miedos la pintura del alma de Munch como proyección de la desolación humana.
 

fuente


Y es justo en este período cuando está consolidando su trabajo que aparece…

“El Grito” que de hecho el nombre original de la pintura es el grito de la naturaleza y esto no es casualidad pues la inspiración del cuadro se dio con una situación cotidiana en un paseo.

Munch lo relata en su diario:

Paseaba por un sendero con 2 amigos mientras atardecía cuando de repente el cielo se tiño de rojo sangre, me detuve muerto de cansancio y me apoye sobre una valla, sangre y leguas de fuego acechaban en el azul oscuro del fiordo y de la ciudad, mis amigos continuaron y yo me quede quieto temblando de ansiedad, sentí un grito infinito que atravesaba la naturaleza. Munch plasmó esta sensación y momento en lo que se convertiría en su obra más representativa y una de las pinturas más famosas en la historia del arte fue también algo así como la consolidación de su estilo.

 


Munch pintó cuatro versiones distintas de este cuadro a lo largo de los años y también varias litografías. El grito y otras obras de la época le hicieron ganar reconocimiento, Munch vivió y expuso su trabajo en distintos períodos en ciudades como París o Berlín si bien sus pinturas eran consideradas por muchas personas como brutales o violentas sus exposiciones tenían buena concurrencia y aceptación.

El artista alimento una propia actitud errática en su vida diaria en esta fase, pues se involucraba en peleas callejeras tenía severos problemas de alcoholismo y fuertes conflictos emocionales en distintas relaciones de pareja todo esto se agudizó con los años y más adelante sufrió de alucinaciones y delirios de persecución.

El artista se internó en un hospital para recibir terapia y atención médica, podemos decir que tras muchas dificultades y crisis las últimas dos décadas en la vida de Munch fueron en general tranquilas, el artista se recluyó en su casa en Oslo donde procuraba una vida relajada bajo indicaciones de su doctor.

Si bien las temáticas sórdidas continuaron presentes en el trabajo del noruego, muchas de sus pinturas de los últimos años fueron también más optimistas con tonos más vividos y trazos más ligeros, otras también plasmaban momentos y paisajes de una tranquila vida de campo.

Lamentablemente esta vida plácida se vio interrumpida por la llegada de Hitler.

fuente

Los nazis invadieron Noruega en 1940 y catalogaron las pinturas de Munch como arte degenerado el artista vivió con el miedo de que todo su trabajo fuera confiscado, el cual permanecía oculto en uno de los pisos de su casa Munch ya no vería el desenlace de todo esto pues moriría en su casa en 1944 a los 80 años irónicamente y tras todo esto de la invasión le fueron organizados unos funerales tipo nazi, lo que le hizo pensar a toda Noruega que el artista simpatizó en vida con Hitler.

Afortunadamente Munch pudo esconder y salvaguardar las obras de su colección personal las que fueron confiscadas y que se encontraban en otros lugares han sido recuperadas a lo largo de los años otras más se han perdido irremediablemente.

Tras la guerra sus obras fueron preservadas en la ciudad de Oslo en la ciudad abrió el museo Munch donde el grito y la gran mayoría de sus pinturas pueden ser apreciadas y aunque robaron la primera versión de “El Grito” durante un tiempo, después pudo ser recuperada desde entonces es una de las obras más representativas de la historia del arte capaz de despertar una emoción y reacción inmediata ante el grito de desesperación
y la desolación que transmite la imagen los trazos y sus colores.

Ha sido muchas veces descrita como una de las obras más significativas y representativas de los sentimientos de angustia y desesperación en el mundo contemporáneo.

 

fuente


Es también quizás la obra de arte que más ha sido utilizada en todo internet para crear memes. Miles y miles de resignificaciones y referencias el grito también ha inspirado a otros artistas y de hecho a muchos y variados referentes de la cultura popular.


Munch y el grito trascendieron en la historia del arte una obra que seguirá ahí como una expresión  vívida de la angustia y el dolor el miedo y la desesperación humana.

¿A ustedes le gusta el trabajo de Munch?

¿Qué sensaciones y emociones les despierta una pintura como el grito?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *