Una obra iconica de la historia del arte “La Noche Estrellada”

La Noche Estrellada.

Sin duda una de las pinturas más famosas de la historia del arte, ha logrado cautivar a millones de personas por muchas razones ya sea por su temática sus colores esa luna resplandeciente o ese cielo arremolinado e hipnótico.

¿Qué sabemos de esta pintura?

Quizás sabemos que fue pintada por Van Gogh, pero más allá de eso no mucho más, así que hoy compartiré un poco la historia y creación de esta obra.

Su autor:

Vincent Willem van Gogh.

No necesita gran presentación, uno de los artistas más influyentes de finales del siglo XIX nacido en el sur de Holanda en 1853 Van Gogh pasó buena parte de su vida intentando ser pastor en la iglesia y no sería hasta los 27 años cuando tomaría los pinceles y aprendería a pintar, y fue en la pintura donde volcó de lleno su pasión e intereses.

Desde ese momento dedicación casi exclusiva y apasionada en ello, sus periodos de trabajo eran tan intensos que pintaba casi un cuadro diario. De aquí provienen todas las fascinantes pinturas y trabajos por los que lo conocemos. Aunque la noche estrellada no sería precisamente el producto de uno de los periodos más felices de su vida.

Van Gogh sufría de ataques de epilepsia y de momentos de intensa depresión, debemos decir que para su ánimo tampoco ayudaba mucho que su trabajo pasara inadvertido y casi nadie mostrara interés en sus obras. Vincent dependía en gran medida de su hermano Theo con quien siempre tuvo una muy cercana relación.

Fue en uno de estos periodos de fuerte depresión y euforia mientras vivía en la ciudad francesa de Arlés junto al también pintor Paul Gauguin donde se dio el famoso episodio en el que con una navaja Vincent cortó su oreja; unos dicen que fue la oreja completa otros que solo el lóbulo, las versiones difieren y no se sabe bien a ciencia cierta.

Lo cierto es que tras este episodio y consciente de su frágil estado mental Van Gogh decidió internarse voluntariamente en el asilo de San Pablo, en el poblado francés de Saint-Remy. La estadía en San Pablo no sería un mal periodo para Van Gogh, a pesar de los continuos ataques epilépticos de los que padecía ahí pudo encontrar cierta paz y tranquilidad que le permitiría también desarrollar su trabajo.

Vincent lopintó todo en el asilo, esto nos da buena cuenta de su agudo ojo observador; los pasillos y corredores de San Pablo, los días normales de los pacientes y el personal, retratos de MadameTrabuc, el director del hospital o uno de los internos. Detalles que le llamaban la atención del lugar como los árboles y los jardines o una banca del asilo al atardecer.

De entre todos estos personajes, paisajes y detalles ninguno le llamaría más la atención que la vista que tenía desde la ventana de su cuarto. En una carta escrita a su hermano dice: “A través de los barrotes de acero puedo ver un campo cercano de trigo arriba del cual en la mañana veo al sol alzarse en toda su gloria”


Van Gogh pintó muchas versiones de este paisaje con el cielo, los campos de trigo y los olivos en distintos momentos del día o temporadas del año con lluvia con un radiante sol, mientras una pareja caminaba al atardecer o mientras mujeres recogían los frutos de los árboles y lo inquietaba particularmente la idea de pintar una versión nocturna. Le parecía fascínate captar la luz las actividades y el movimiento de los objetos en la noche una inquietud que ya había plasmado en anteriores cuadros.

El asunto es que el personal del hospicio no lo dejaba pintar en su cuarto, realmente esto no era tan malo, el personal del hospicio de hecho le asignó un espacio entero en el sótano del lugar para que Vincent lo usara como estudio; la única condición Nada de pinturas y oleos en su cuarto.

Lo que si podía hacer era pintar bocetos en tinta o carbón que después llevaba a su estudio para retocar o usar como base, así que la noche estrellada fue pintada en parte haciendo uso de sus bocetos y memoria en parte agregando detalles libres. Una combinación del paisaje que observaba por su ventana y su imaginación. Así plasmo el amplio cielo despejado las montañas y pastizales o los olivos en un gran primer plano.

Dominando el cuadro y la vista una inmensa noche en espirales una luna menguante y grandes estrellas, sin duda un paisaje intrigante e hipnótico que de inmediato captura la atención y sobre el que se han dicho múltiples cosas. Que si los olivos y la temática de las estrellas representan su pasado religioso, que si las espirales son muestra de su mente convulsa y atormentada, que si la pequeña villa es más bien un recuerdo del pueblo donde creció en Holanda.

Al leer sus cartas uno se da cuenta que Vincent era una persona sumamente pasional, por lo que si a mí me preguntan lo único que deseaba era pintar lo que sentía y le inquietaba en el momento, únicamente pensando en la mejor manera en que se podía ver y trazar su cuadro.

Algo que resulta curioso es que Van Gogh realmente no tuvo en tan alta estima la pintura. Lo cierto es que no podemos negar que es una pintura cautivadora y que tiene bien ganada su popularidad, lástima es que como bien sabemos todo ese reconocimiento no le llegaría a van Gogh en vida.

Tras su productivo periodo en San Pablo Vincent abandonó el asilo y se fue a un poblado al norte de París a cargo del médico Paul Gachet y cerca de su hermano Theo, su salud continuó deteriorándose sus ataques epilépticos cada vez eran más frecuentes y se acrecentaban las alucinaciones.

Finalmente se cree que Vincent se disparó a sí mismo en el pecho con un revólver, fallecería en julio de 1890 a los 37 años. Fueron unos diez intensos años que Vincent dedicó de lleno y de forma muy sincera a la pintura con más de dos mil cien trabajos en su haber.

Tras su muerte, bien sabemos que pasó con sus obras el mundo las descubrió se volvieron famosas y Van Gogh se convirtió en uno de los artistas más influyentes de la historia del arte moderno.


Hoy la noche estrellada se encuentra en el Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York donde es contemplada por millones de personas que quieren echar un vistazo al cielo nocturno de Vincent después de todo alguna vez él escribió: En resumen, quiero llegar al punto en el que la gente diga de mi trabajo “ese hombre siente profundamente, ese hombre siente penetrantemente” a pesar de mi llamada tosquedad.

Espero hayan disfrutado saber un poco más sobre Van Gogh y la historia de la noche estrellada.

¿A ustedes qué les parece el cuadro?

¿Les gusta? ¿Qué les hace pensar o sentir?


Fuente de imágenes: 123.13.23.345

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *